Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Documentos de Interés

El sector de las conservas vegetales (Informe Alimarket 2017)


Descripción: El sector de conservas vegetales ha cerrado un año que se ha caracterizado por la estabilidad. Con un consumo en la distribución organizada sin signos claros de recuperación, las compañías prosiguen realizando notables esfuerzos para aumentar sus ventas en el exterior y en canales alternativos como foodservice. Por otro lado, continúan embarcadas en la diversificación de sus catálogos con soluciones de valor añadido que respondan a las nuevas demandas de los consumidores. En el ámbito empresarial, destacan los ambiciosos proyectos de expansión de Celorrio, IAN y Cidacos. El sector de conservas vegetales ha cerrado un año marcado, en líneas generales, por los ambiciosos planes de expansión que están protagonizando los grandes operadores del sector. Con un consumo doméstico que sigue sin dar grandes alegrías, gigantes como Grupo Celorrio, Conservas Cidacos y Grupo IAN continúan ampliando sus respectivos negocios a golpe de talonario.

El primero afronta un año crucial en su plan de crecimiento con el gran complejo industrial que desarrolla en Etiopía. Por su parte, el interproveedor de Mercadona dio un paso de gigante en su expansión con la compra de la fabricante de legumbres Seprolesa. La última gran operación fue protagonizada por IAN el pasado mes de diciembre, cuando selló la compra de Productos Noreñenses para potenciar su gama de platos preparados y ganar cuota de mercado.

Todos estos movimientos llegan en un escenario de escasos márgenes y con un consumo que no acaba de despegar. De hecho, son en muchas ocasiones los productos de valor añadido, incluso pertenecientes a otras categorías, los que están permitiendo impulsar la cifra de negocios de las compañías. Aparte de la diversificación, la otra palanca clave para crecer continúa siendo la exportación, que durante 2016 ha servido para mantener el tipo gracias a la debilidad del euro. No obstante, persisten factores que podrían tener importantes repercusiones en un comercio que hasta ahora ha tenido el viento de cola con los tipos de interés en mínimos históricos y los costes de los carburantes más económicos.

Entre ellos hay que señalar el giro proteccionista que dará Estados Unidos a su política comercial, la futura evolución del dólar, la guerra de divisas, el Brexit y la previsible subida del precio del petróleo. A estas incertidumbres hay que sumar un posible aumento en las cotizaciones de la hojalata y de la factura energética, por lo que en el último año la mayoría de las medidas ejecutadas por las compañías del sector van encaminadas a ganar eficiencia en todos los eslabones de la cadena, desde el origen hasta la distribución, en este caso con la puesta en marcha de modernas plataformas logísticas que permitan dar el mejor servicio posible a los clientes.

Fuente: Revista Alimarket