Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

* China alcanza un nuevo récord en escándalos alimentarios


AsiaInspection ha publicado, en su Barómetro T4 2014, nuevos datos trimestrales sobre la fabricación subcontratada y la industria de servicios de control de calidad

AsiaInspection (www.asiainspection.es), empresa líder especializada en el Control de Calidad de productos importados desde Asia, África, Europa y Latinoamérica, ha presentado el Barómetro T4 con nuevos datos relativos a este último trimestre.

En el informe se detallan nuevos escándalos alimentarios en China, en los cuales se han visto involucradas importantes marcas internacionales. Es el caso del escándalo por carne caducada y el informe que determina una tasa de alimentos no aprobados del 50%. Pero estos no son casos aislados ya que, en este último trimestre han tenido lugar nuevos incidentes como la incautación por parte de la policía de 30.000 toneladas de muslos de pollo que habían sido empapadas en peróxido de hidrógeno, o la detención en septiembre de una banda por haber vendido más de 90 millones de cápsulas de gelatina tóxicas.

AsiaInspection ha publicado, en su Barómetro T4 2014, nuevos datos trimestrales sobre la fabricación subcontratada y la industria de servicios de control de calidad

AsiaInspection (www.asiainspection.es), empresa líder especializada en el Control de Calidad de productos importados desde Asia, África, Europa y Latinoamérica, ha presentado el Barómetro T4 con nuevos datos relativos a este último trimestre.

En el informe se detallan nuevos escándalos alimentarios en China, en los cuales se han visto involucradas importantes marcas internacionales. Es el caso del escándalo por carne caducada y el informe que determina una tasa de alimentos no aprobados del 50%. Pero estos no son casos aislados ya que, en este último trimestre han tenido lugar nuevos incidentes como la incautación por parte de la policía de 30.000 toneladas de muslos de pollo que habían sido empapadas en peróxido de hidrógeno, o la detención en septiembre de una banda por haber vendido más de 90 millones de cápsulas de gelatina tóxicas.

Hechos como estos han hecho que la presión en las marcas para mejorar sus estándares de seguridad alimentaria aumenten y tengan un mayor interés en llevar un control más riguroso y exhaustivo dentro de cada proceso.

AsiaInspection ha publicado, en su Barómetro T4 2014, nuevos datos trimestrales sobre la fabricación subcontratada y la industria de servicios de control de calidad

AsiaInspection (www.asiainspection.es), empresa líder especializada en el Control de Calidad de productos importados desde Asia, África, Europa y Latinoamérica, ha presentado el Barómetro T4 con nuevos datos relativos a este último trimestre.

En el informe se detallan nuevos escándalos alimentarios en China, en los cuales se han visto involucradas importantes marcas internacionales. Es el caso del escándalo por carne caducada y el informe que determina una tasa de alimentos no aprobados del 50%. Pero estos no son casos aislados ya que, en este último trimestre han tenido lugar nuevos incidentes como la incautación por parte de la policía de 30.000 toneladas de muslos de pollo que habían sido empapadas en peróxido de hidrógeno, o la detención en septiembre de una banda por haber vendido más de 90 millones de cápsulas de gelatina tóxicas.

Hechos como estos han hecho que la presión en las marcas para mejorar sus estándares de seguridad alimentaria aumenten y tengan un mayor interés en llevar un control más riguroso y exhaustivo dentro de cada proceso.

AsiaInspection ha publicado, en su Barómetro T4 2014, nuevos datos trimestrales sobre la fabricación subcontratada y la industria de servicios de control de calidad

AsiaInspection (www.asiainspection.es), empresa líder especializada en el Control de Calidad de productos importados desde Asia, África, Europa y Latinoamérica, ha presentado el Barómetro T4 con nuevos datos relativos a este último trimestre.

En el informe se detallan nuevos escándalos alimentarios en China, en los cuales se han visto involucradas importantes marcas internacionales. Es el caso del escándalo por carne caducada y el informe que determina una tasa de alimentos no aprobados del 50%. Pero estos no son casos aislados ya que, en este último trimestre han tenido lugar nuevos incidentes como la incautación por parte de la policía de 30.000 toneladas de muslos de pollo que habían sido empapadas en peróxido de hidrógeno, o la detención en septiembre de una banda por haber vendido más de 90 millones de cápsulas de gelatina tóxicas.

Hechos como estos han hecho que la presión en las marcas para mejorar sus estándares de seguridad alimentaria aumenten y tengan un mayor interés en llevar un control más riguroso y exhaustivo dentro de cada proceso.

"Es completamente inaceptable que los alimentos manufacturados en China pongan a los consumidores en riesgo de forma sistemática", sostiene Sebastien Breteau, CEO de AsiaInspection, quien añade que "la solución a largo plazo pasa por una regulación gubernamental más estricta y por la realización de inspecciones alimentarias y pruebas en origen.”"Es completamente inaceptable que los alimentos manufacturados en China pongan a los consumidores en riesgo de forma sistemática", sostiene Sebastien Breteau, CEO de AsiaInspection, quien añade que "la solución a largo plazo pasa por una regulación gubernamental más estricta y por la realización de inspecciones alimentarias y pruebas en origen.”"Es completamente inaceptable que los alimentos manufacturados en China pongan a los consumidores en riesgo de forma sistemática", sostiene Sebastien Breteau, CEO de AsiaInspection, quien añade que "la solución a largo plazo pasa por una regulación gubernamental más estricta y por la realización de inspecciones alimentarias y pruebas en origen.”Hechos como estos han hecho que la presión en las marcas para mejorar sus estándares de seguridad alimentaria aumenten y tengan un mayor interés en llevar un control más riguroso y exhaustivo dentro de cada proceso.

"Es completamente inaceptable que los alimentos manufacturados en China pongan a los consumidores en riesgo de forma sistemática", sostiene Sebastien Breteau, CEO de AsiaInspection, quien añade que "la solución a largo plazo pasa por una regulación gubernamental más estricta y por la realización de inspecciones alimentarias y pruebas en origen.”

Fuente: Revista Alimentaria