Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

Europa alerta de un fraude con atún adulterado en España tras cientos de intoxicaciones


El Ejecutivo comunitario investiga la venta de pescado adulterado para que parezca más rojo y fresco

La Unión Europea ha exigido a España medidas urgentes contra un fraude alimentario con atún adulterado que podría haber intoxicado a cientos de personas en varios países de la Unión.

El origen de la crisis está en lomos de atún descongelados que se venden como fresco que no han sido conservados como exige la ley y a los que se inyectan extractos de remolacha u otros vegetales. Estos aditivos contienen nitritos que cambian el color del pescado del marrón al rojo intenso y hacen que parezca más fresco de lo que es.

¿Cómo saber si el atún fresco es fraudulento?

El atún fraudulento se vende descongelado en lomos frescos y es prácticamente imposible identificarlo para cualquier consumidor. "A -18º, se paralizan los procesos enzimáticos de degradación. El atún mantiene su frescura al descongelarse y venderse como fresco. En cambio, si se congela a -9º sigue degradándose y por lo tanto al descongelarse hay más riesgo de presencia de microorganismos e histamina", explican fuentes conocedoras de la investigación."A simple vista es no es posible que el consumidor identifique si se ha congelado a -9º o -18º, solo se puede saber a través de la trazabilidad documental por parte de la inspección", detallan, y añaden que "si se ha enrojecido mediante aditivos tampoco es fácil que el consumidor lo detecte, salvo que esté acostumbrado al color natural, más marrón, y de pronto le sirvan piezas mucho más rojas, pero es para expertos
El fraude se centra en un pescado cada vez más demandado para hacer sushi y otros platos y que se vendería en pescaderías o envasado en supermercados a precios más baratos que el prohibitivo atún rojo (Thunnus thynnus). El engaño detectado afectaría a unas 25.000 toneladas de atún cada año y supondría unas ganancias de 200 millones de euros, según calcula la Comisión Europea en documentos y cartas a las autoridades españolas a los que ha tenido acceso este periódico.

Fuente: El Pais