Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

* Fraude con la carne de caballo


A mediados del mes de enero, Irlanda identificó un posible fraude por la presencia de carne de caballo y otras especies animales, en hamburguesas etiquetadas como vacuno. La FSAI (Autoridad Irlandesa de Seguridad Alimentaria) informó sobre la detección de material genético de caballo y cerdo en hamburguesas de carne de vacuno procesadas en Irlanda y Reino Unido. Desde el principio se ha constatado que no existe ningún problema de seguridad alimentaria.
Posteriormente se informó que la detección de trazas de otras especies animales en carne de vacuno era insignificante y fácilmente achacable al procesado de las mismas. Por parte de la AESAN, se ha mantenido contacto de forma regular con las autoridades irlandesas.

A principio del mes de febrero, se notificaron a través del sistema de Alerta Rápida la detección de carne de caballo en carne de vacuno y algún producto derivado. El origen de los productos implicados era Polonia y Rumania, estando involucrados diferentes Estados miembros entre ellos Irlanda, Reino Unido, Luxemburgo, Francia, Holanda y Suecia.

En la tarde de ayer se celebró en el seno de la Comisión Europea una Comisión Interministerial, realizándose una propuesta de recomendación para un programa de seguimiento intensivo, presentada por el Comisario Borg. Mañana día 15 de febrero se estudiará de forma minuciosa dicho plan en el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y Sanidad Animal, en el que participará el Ministerio de Sanidad español, en una sesión especifica de la sección de Seguridad Biológica. El programa propuesto conlleva la realización de dos tipos de test uno de material genético sobre productos cárnicos y otro para la detección de fenilbutazona en carne de caballo (un antiinflamatorio que no se suele utilizar en ganado para consumo, sino en el tratamiento de animales de otro tipo).

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) está en permanente contacto con la autoridades europeas de Seguridad Alimentaria a través de la red de alerta europea (RASFF). La AESAN también está en constante coordinación con las Comunidades Autónomas y la industria alimentaria española para mantener la más estricta vigilancia, de acuerdo con el procedimiento habitual de actuación en nuestro país en cuanto a control oficial sobre los alimentos y mantenimiento de la garantía de seguridad alimentaria a los consumidores.

Fuente: AESAN