Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

* Un estudio confirma el mayor potencial antioxidante de las berenjenas cultivadas al aire libre frente a las de invernadero



• Investigadores de la Universitat Politècnica de València y la Universidad Complutense de Madrid han analizado la incidencia de diversos factores, como el entorno y temporada de cultivo en la calidad de la berenjena.

• Del trabajo se deriva también que la variedad conocida como “Berenjena de Almagro” tiene mejores propiedades nutricionales que las variedades modernas comercializadas actualmente. Sus conclusiones han sido publicadas en el Journal of the Science of Food and Agriculture.

Las berenjenas cultivadas al aire libre acumulan mayor cantidad de antioxidantes, sobre todo polifenoles, que las que se cultivan dentro de invernaderos. Asimismo, la variedad conocida como “Berenjena de Almagro” presenta mejores propiedades nutricionales que las variedades modernas comercializadas actualmente. Estas son dos de las principales conclusiones de un estudio desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València y la Universidad Complutense de Madrid, publicado este mes en el Journal of the Science of Food and Agriculture.

El objetivo de los investigadores valencianos y madrileños fue analizar diferentes condicionantes que inciden en la calidad de la berenjena, tanto desde el punto de vista organoléptico como nutricional. Estos factores fueron el ambiente en el que se cultiva la berenjena –en campo abierto o en invernadero; la temporada de plantación y el genotipo de la variedad.

El estudio incluyó dos cultivos en invernadero y otros dos al aire libre, en dos años sucesivos y con nueve variedades diferentes: tres tradicionales –Berenjena de Almagro, Listada de Gandia y Larga Negra; tres híbridas resultados del cruce entre las tradicionales; y tres híbridos comerciales. Las variedades locales presentaron, por término medio, un mayor contenido de vitamina C y compuestos fenólicos totales que los híbridos comerciales, así como bajos niveles de carbohidratos y almidón.

Fuente: Revista Alimentaria