Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

De residuos de la industria agroalimentaria a materia prima, nuevos productos y energía


El proyecto VALUE ha reunido este 9 de noviembre a técnicos y pymes de trasnformados vegetales del Valle del Ebro en un taller práctico sobre tecnologías para la valorización de residuos. La jornada ha sido organizada por AIDIA, asociada al Cluster Food+i y coordinadora del proyecto VALUE.

La tecnología permite que los residuos de las producciones de las empresas agroalimentarias se conviertan en materia prima o generen energía. Cómo hacerlo es lo que han analizado en una jornada en la sede del CITA La Rioja, en Calahorra, representantes de empresas del Valle del Ebro y técnicos del proyecto "Intercambio y transferencia tecnológica sobre la valorización de residuos de la industria de transformados vegetales del SUDOE-VALUE". La Asociación para la I+D+i Alimentaria (AIDIA), socia del Cluster Food+i, es el socio que coordina el proyecto VALUE, a través de CTIC-CITA.

El taller práctico sobre valorización de residuos ha puesto de manifiesto la preocupación de la industria de transformados vegetales por dar solución a sus residuos sin costes añadidos y la capacidad de los centros tecnológicos tanto para la transferencia tecnológica como para prestar colaboración en el estudio técnico de las alternativas más viables.

El proyecto VALUE tiene como principal objetivo aportar soluciones a la industria agroalimentaria que den valor a sus residuos, identificando, experimentando, validando y difundiendo las tecnologías de tratamiento y valorización. El proyecto cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa de Cooperación Territorial del Espacio Sudoeste Europeo (SUDOE). Tras el saludo a los participantes por parte del gerente de CTIC-CITA, Clemente Bea, y la explicación del proyecto VALUE a cargo del director técnico del CITA La Rioja, Rafael López, y el representante de FIAB, Federico Morais, técnicos de CTIC-CITA, AZTI y CENER han explicado tecnologías y posibles usos de los residuos transformados. Además, se ha dado a conocer la experiencia práctica de una empresa de compostaje, SLIR.

La jornada ha analizado los problemas de los residuos para las pequeñas y medianas empresas de transformados vegetales tanto por los costes que suponen como por las dificultades para estudiar las tecnologías y su rentabilidad en cada caso ante la diversidad y estacionalidad de las materias que se desechan en cada planta de producción. Hay soluciones, que pasan por optimizar procesos, soluciones colaborativas para obtener volúmenes rentables de tratamiento y tecnologías, y acercarlas a las pymes se ocupa el proyecto VALUE, financiado por la Unión Europea en el contexto del programa SUDOE.

Pigmentos vegetales, fibras, vitaminas, aceites esenciales, antioxidantes, antimicrobianos naturales o, entre otros, polifenoles se esconden en los desechos de la industria de transformados vegetales. Los subproductos pueden convertirse en abonos o diferentes biocombustibles como etanol o biogas y generan energía solos o en combinación con otros productos. Los sectores agroalimentarios y energéticos son los principales receptores de los desechos convertidos en producto o materia prima.

Almudena Gómez, de CTIC-CITA, explicó las posibilidades de extracción de compuestos funcionales e incorporación de productos enriquecidos, en el contexto de las demandas de la alimentación actual para la calidad de vida y productos beneficiosos para la salud. Por su parte, Carlos Bald y Marta Cebrián, de AZTI-TECNALIA, explicaron, respectivamente, las experiencia de la fundación tecnológica vasca en obtención de fibra alimentaria a partir de subproductos vegetales y, en concreto, de transformados de tomate y de biometanización para valorización energética.

La experiencia y tecnologías de valorización energética también basaron la ponencia de Iranzu Alegría, de CENER, quién trató sobre la generación de bioetanol, productos para combustión y gasificación a partir de residuos vegetales. Asimismo, Martín Moreno, de SLIR dio a conocer el trabajo de una empresa de compostaje para incorporar subproductos a compost y darle salida en el mercado.

El taller práctico puso en común la experiencia técnica y los problemas que se encuentran las empresas. Se debatió sobre los requerimientos y controles sanitarios para que el residuo no sea tratado como basura y pase a ser un componente reutilizable en la industria agroalimentaria, en el sector panadero, galletero o cárnico, como ejemplos. Y también se trató sobre las características que deben tener los residuos para ser viables en el sector energético. CTIC-CITA, AZTI y CENER como centros tecnológicos plantearon el diseño de experiencias pilotos para que las empresas tengan referentes para analizar.

Próximo taller en Murcia

La jornada sobre el proyecto VALUE fue organizada por AIDIA (CTIC-CITA) y el resto de socios españoles: FIAB, CENER y AZTI. Tras una jornada en Badajoz y la de hoy en Calahorra con asistencia de empresas y centros de (La Rioja, Navarra, Aragón y País Vasco), el próximo 23 de noviembre se tendrá lugar otro taller sobre valorización de residuos en el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva en Molina de Segura (Murcia).

Fuente: Cluster Food + i