Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

La industria alimentaria aboga por la integración para ser más competitiva


La integración de las empresas agroalimentarias es la principal vía para potenciar su competitividad y su internacionalización, según un estudio de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y la Fundación Cajamar.

Ante un contexto de "sobre-atomización" del sector, con más de 30.000 empresas -un 96 % de ellas pymes-, la industria alimentaria necesita "potenciar puntos de encuentro entre las empresas, que permitan desarrollar proyectos y acuerdos estratégicos", ha afirmado a Efeagro el director general de FIAB, Horacio González Alemán.

González ha planteado la necesidad de que el Gobierno incluya en la próxima ley de emprendedores "estímulos fiscales a la integración" y "medidas que inciten a las empresas a ganar en tamaño".

"Lo importante es trabajar en conjunto, unirse, esforzarse el uno con el otro, con proyectos que permitan reducir costes, maximizar la inversión y mejorar la capacidad comercial", ha añadido.

Una propuesta que para llevarse a cabo requiere "romper una barrera intelectual" que cambie el "individualismo de los españoles" por la "colaboración", según González, "un aspecto que ya está en el código genético de las empresas en países como Francia, Dinamarca y Holanda".

Es la principal conclusión del estudio "Competitividad y tamaño en la industria de la alimentación y bebidas", que analiza las ventajas competitivas de las empresas del sector a través de tres vectores: la innovación tecnológica, la internacionalización y la financiación.

Según el informe, la presencia de estos tres factores está muy vinculada al tamaño de la empresa, ya que las pequeñas compañías son las que más dificultades tienen a la hora de acceder a créditos, ampliar su presencia en el exterior o apostar por la innovación.

El estudio refleja, además, que la productividad de las empresas crece con su dimensión, con un salto a partir de los 50 trabajadores: en una empresa de menos de 10 trabajadores la productividad es de 178.000 euros por trabajador, mientras que a partir de los 50 asciende a 271.000 euros.

El peso de las microempresas en el sector agroalimentario en España es uno de los más altos en la Unión Europea, con un 80 % del total, solo por detrás de Italia y Francia.

Según el informe, el tamaño de las empresas se traduce en las probabilidades de realizar actividades innovadoras, que en el caso de las grandes empresas ascienden al 73,7 %, mientras que para las pymes es del 24,3 %.

Sin embargo, "la rentabilidad de la innovación en las pequeñas empresas es mayor, porque suelen hacer una apuesta segura", alejada de los proyectos ambiciosos de I+D+i, que requieren una mayor financiación, ha destacado el director de estudios socioeconómicos de la Fundación Cajamar, David Uclés.

"Las grandes empresas tienen un mayor acceso a los mercados financieros y más fuentes de financiación que las pymes", ha añadido.

Un factor que repercute también en las posibilidades de internacionalización, a pesar de que para muchas pequeñas empresas potenciar su presencia en el exterior "es una estrategia de supervivencia y crecimiento a medio y largo plazo", detalla el estudio.

"La internacionalización es una prioridad para nuestra industria, puesto que cada vez supone un porcentaje mayor de las ventas; desde 2005 el porcentaje de exportaciones sobre la facturación ha pasado del 18 % al 24 % y consideramos que en el futuro tiene un mayor potencial de crecimiento", ha subrayado el director general de FIAB.

González ha añadido que donde más están creciendo las exportaciones es "fuera de la Unión Europea", en países emergentes como China (400 millones de euros), Brasil o India, en los que la industria está "fijando sus objetivos".

Además, ha recordado que la industria agroalimentaria representa el 7,6 % del Producto Interior Bruto (PIB), con un crecimiento sostenido por encima de los 80.000 millones de euros anuales, por lo que ha subrayado la necesidad de "colaboración" entre los ministerios para que el sector agroalimentario sea "una prioridad".

Fuente: Terraagraria