Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

La Universidad de Salamanca trabaja en mejorar y garantizar el vino ecológico


Científicos del Grupo de Palinología y Conservación Vegetal del Centro Hispano Luso de Investigaciones Agrarias (CIALE) de la Universidad de Salamanca están desarrollando un método que trata de mejorar y garantizar la producción de vino ecológico.

El proyecto se centra en una de las características esenciales para la comercialización de este tipo de caldos, la eliminación del uso de fertilizantes y productos fitosanitarios, según ha informado el responsable de la investigación, el profesor José Sánchez.

La novedad principal del trabajo reside en la aplicación de la aerobiología, una disciplina de reciente uso en este tipo de estudios que analiza la presencia de componentes vivos en la atmósfera, tales como el polen o las esporas, entre otros.

La recogida de estas partículas se realiza mediante el empleo de unos aparatos colocados en los viñedos conocidos como "captadores", cuya revisión semanal ofrecerá información detallada del día y la hora en la que fueron depositadas.

Concretamente, el estudio y recuento de la cantidad del polen procedente de la vid vitis vinifera L arrojará una cifra aproximada de la futura producción de la cosecha.

"Nos interesa saber la cantidad presente en cada momento de este polen y compararlo después con datos de producción", ha destacado Sánchez.

El estudio se lleva a cabo en los viñedos de "Viñas del Cámbrico" empresa del sector caracterizada por la producción de vinos ecológicos en la Sierra de Salamanca, zona distinguida por su importancia ecológica y ambiental.

Por lo que respecta a esta bodega abarca dos variedades de uva autóctonas de la comarca (Rufete y Rufete Blanco) y una adaptada al entorno (Tempranillo).

Una buena parte de los caldos producidos en esta zona empezaron a comercializarse en el año 2009 y ya han sido reconocidos recientemente con la "Denominación de vino de Calidad de Castilla y León Sierra de Salamanca".

Los investigadores combinan diversos procedimientos metodológicos, como la fenología y la meteorología, más comunes en este tipo de investigaciones, con el novedoso de la aerobiología y la estadística.

El objetivo general es crear mediante la correlación de sendas disciplinas diferentes modelos predictivos aplicables a los estadios de producción en los viñedos, teniendo en cuenta las distintas fases fenológicas y acontecimientos que influyen en la producción de estos cultivos.

Con toda la información recogida el grupo de la Universidad de Salamanca trabaja en la creación de un completo registro de datos que, a largo plazo y con alto índice de acierto, contribuya en la toma de decisiones y actuaciones por parte de los productores vitivinícolas en sus viñedos.

Ante la imposibilidad de predecir el tiempo y sus consecuencias en el crecimiento vegetativo de la vid, el equipo de investigación trabaja mediante la observación y recogida de datos a través del estudio del comportamiento fenológico del viñedo.

Gracias a esta técnica se obtienen informaciones como, por ejemplo, el posible cambio del área de cultivo (zonificación climática) o el grado de afectación de plagas en la vid dependiendo del estado fenológico en el que se encuentren las plantas.

Por otro lado, gracias a la aerobiología, la cantidad de esporas de hongos presentes en los campos de cultivo recogidos por los captadores aporta al estudio información sobre posibles enfermedades o plagas fúngicas que, en un momento determinado, pueden afectar a la vid.

Fuente: Madri+d