Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

Mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria en la UE


Propuesta de Resolución del Parlamento Europeo sobre cómo evitar el desperdicio de alimentos: Estrategias para mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria en la UE.

Resulta llamativo que se puedan estar desperdiciando alimentos, teniendo en cuenta el problema de abastecimiento, gravemente comprometido por una serie de factores, entre ellos la limitación de los recursos naturales con respecto al número creciente de habitantes en el mundo y los problemas de acceso a la comida.

Las causas de este desaprovechamiento no son siempre las mismas: cambian en función del nivel de la cadena agroalimentaria, del tipo de producto o también del lugar en que se produce. Si dividimos la cadena en cinco sectores (producción agrícola, gestión y almacenamiento, tratamiento, distribución y consumo), se observa que diversos comportamientos en cada uno de ellos conducen al descarte de alimentos perfectamente comestibles: desde las pérdidas en la cosecha y el almacenamiento, pasando por el transporte en condiciones poco seguras, hasta los errores de envasado y los malos hábitos de los consumidores finales en la compra y la utilización de los productos alimenticios.

Por lo que respecta a los países industrializados, la mayor parte del despilfarro se concentra en las últimas fases, es decir, la distribución y el consumo, debido sobre todo a la superabundancia de alimentos producidos, mientras que en los países en desarrollo se concentra en las primeras fases, por la falta de técnicas agrícolas avanzadas, sistemas e infraestructuras de transporte eficientes (por ejemplo, la cadena de frío) y posibilidades de almacenamiento seguras.

Un menor desperdicio de alimentos comportaría un uso más eficiente de las tierras y una mejor gestión de los recursos hídricos, tendría consecuencias beneficiosas en todo el sector agrícola a escala mundial y contribuiría de forma importante a la lucha contra la malnutrición en el mundo en desarrollo;

Alguna de las propuestas son diversificar el tamaño de los envases, aclarar las fechas límite de consumo, introducir objetivos en los estados miembros para reducir los residuos alimentarios o introducir una asignatura sobre alimentación en todos los niveles de enseñanza para concienciar de este problema.

La lucha contra el derroche de alimentos debe convertirse en una prioridad en el plan de trabajo político europeo; por ello el informe del Parlamento europeo destaca la necesidad de que tanto la industria como los ciudadanos adopten un modelo alimentario más sobrio, más sostenible y más respetuoso con el medio ambiente y solicita a la Comisión, al Consejo y a los Estados miembros que elaboren estrategias y medidas concretas para reducir a la mitad el despilfarro de alimentos a lo largo de toda la cadena de abastecimiento de aquí a 2025, mejorar la eficiencia del sector y sensibilizar a la opinión pública sobre un tema que todavía se ignora en muchos aspectos.

En un estudio encargado por la FAO se ponen de manifiesto datos bastante alarmantes, en especial por lo que se refiere al mundo industrializado: europeos y norteamericanos despilfarran entre 95 y 115 kilos de alimentos al año por habitante, frente a 6/11 kilos en el África subsahariana.

Es necesario que los ciudadanos sean informados no solo de las causas y consecuencias del despilfarro, sino también de los modos de reducirlo; hay que promover una cultura científica y civil orientada a los principios de sostenibilidad y solidaridad a fin de estimular comportamientos más virtuosos.

Un informe publicado por la Comisión Europea cifra la generación anual de residuos alimentarios en los 27 Estados de la Unión, en cerca de 89 millones de toneladas, lo que supone alrededor de 179 kg por habitante.

En este contexto se inscribe la solicitud de proclamar 2013 Año Europeo contra el Despilfarro de Alimentos, como importante instrumento de información y sensibilización sobre este tema fundamental.

Más información sobre el Informe de la Comisión Europea

Más información sobre el Etiquetado de Alimentos

Fuente: AESAN